Top interior

Apoyos a alumnos con problemas de aprendizaje

En un seminario del PIANE UC, Noel Gregg y Ricardo Canal explicaron cómo son los estudiantes con dislexia, déficit atencional o síndromes de espectro autista, y mencionaron algunas adecuaciones para apoyarlos.
..........................................................................
 
Uno de los retos que hoy enfrentan las instituciones de educación superior en términos de inclusión es cómo apoyar a aquellos estudiantes que sufren déficit atencional, dislexia, asperger u otros trastornos de aprendizaje o síndromes de espectro autista, de modo que ellos puedan cursar sus carreras y finalizarlas con éxito.

Para profundizar sobre este tema y compartir experiencias, el PIANE UC realizó el viernes 2 de diciembre de 2016 el seminario "Desafíos en la Educación Superior: Trastornos del Desarrollo y dificultades de Aprendizaje", en el que participaron profesionales de distintas universidades del país. Esta instancia es parte del proyecto FDI PIANE-Mineduc que busca fortalecer la inclusión en la UC, así como difundir su modelo de adecuaciones curriculares haciéndolo más sistemático y flexible para que también pueda ser aplicado en otras instituciones.

El seminario contó con la presencia de los expertos internacionales, Noel Gregg de la U. de Georgia (EE.UU.) y Ricardo Canal de la U. de Salamanca (España), quienes explicaron modelos teóricos y entregaron un marco de referencia sobre cómo trabajar con estudiantes que tienen dificultades para aprender o tienen síndrome de espectro autista.

El reto de aprender de una forma distinta

Noel Gregg, PhD e integrante del Departamento Cs. de la Comunicación y Educación Especial de la U. Georgia, abrió el encuentro explicando que déficit atencional, hiperactividad, dislexia y discalculia son los principales trastornos de aprendizaje en estudiantes universitarios. Éstos pueden expresarse en déficit académico, dificultad de lectura, comprensión lectora, expresión oral y problemas para realizar operaciones matemáticas, así como dificultades para retener información, baja capacidad de razonamiento y de construcción espacial o visual.

Para definir bien las adecuaciones que requiere este tipo de alumno, Noel Gregg enfatizó en que se requiere descartar otras discapacidades de visión o audición, problemas neurológicos o métodos de estudio deficientes en la época escolar. También es fundamental que los docentes “comprendan la discapacidad y las necesidades asociadas, pues solo así se puede hacer calzar la discapacidad con la adecuación correcta y contribuir a la formación académica del estudiante y a su bienestar psicológico”, enfatizó Gregg, quien además es miembro del National Institute for Diability Research and Rehabilitation Learning Disabilities Research and Training Center de EE.UU. “Los profesores deben saber que estos alumnos sí pueden aprender, pero lo hacen de forma diferente. No queremos que el profesor lo presione hasta el agotamiento, pero sí que crea ellos también lograrán sacar adelante sus carreras”, añadió.

Dificultades y talentos de las personas con autismo

Ricardo Canal, PhD y docente del Depto. de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la U. de Salamanca, lleva más de 30 años tratando e investigando sobre los síndromes de espectro autista en España. Al respecto, este académico indicó que entre 2007 y 2012 la tasa de prevalencia de autismo a nivel mundial aumentó un 78%, y en Chile hay 160 mil personas con esta enfermedad. Canal explicó que los síndromes de espectro autista se van desarrollando desde el nacimiento y las personas que lo sufren tienen dificultades de comunicación, comportamientos antisociales, realizan acciones repetitivas, y tienen gran habilidad para funciones específicas, pero no son capaces de relacionar las cosas. “Cada persona autista es única, con sus habilidades, talentos y desafíos (…) Si bien el autismo es una enfermedad incurable, si se diagnostica en forma temprana y la persona recibe tratamiento, puede funcionar bien en su vida adulta”, comentó Ricardo Canal.

Una vez que las personas con síndrome autista llegan a la vida adulta, mejoran su lenguaje y autocontrol, pero empeoran en el ámbito social, teniendo dificultades para empatizar, comprender las emociones, entender los contextos y adaptarse, lo que les provoca ansiedad y estrés. “Los seres humanos vivimos en un mundo con interacciones sociales y somos manipuladores de símbolos. Aprendemos desde bebés a interpretar nuestro mundo, sin necesidad de palabras, lo cual los chicos autistas no pueden hacer”, comenta Canal, quien también es miembro del Instituto Universitario de Integración en la Comunidad, de España. Quienes logran llegar a la educación superior, se caracterizan por tener problemas para organizarse y adaptarse, suelen concentrarse en detalles y no en contextos generales, por lo cual sufren aislamiento social y falta de apoyo.

Ambos expertos dieron ejemplos de adecuaciones curriculares que contribuyen a que el estudiante con trastornos de aprendizaje o síndromes de espectro autista puedan estudiar y aprender en condiciones de equidad: tiempo adicional para las evaluaciones; uso de calculadora o computador en clases; brindar material impreso; contar con tomador de apuntes; reducir la carga de cursos; dar prioridad para que el alumno se siente en las primeras filas del aula; uso de subtítulos si hay charlas en idioma extranjero; uso de software y otros recursos tecnológicos; contar con ambientes sin distracciones y asesoría personalizada, entre otros. “La sensibilidad personal, la comprensión sincera y un trato con amor y amabilidad son las clave”, concluyó Ricardo Canal.

Texto: M. Antonieta Laporte. Periodista Vive la UC / Fotos: Daniela Huepe

-    Revisa todas las fotos del evento

-    Conoce más sobre adecuaciones curriculares
 
 
Apoyos a alumnos con problemas de aprendizaje Apoyos a alumnos con problemas de aprendizaje Apoyos a alumnos con problemas de aprendizaje Apoyos a alumnos con problemas de aprendizaje